Power Burkas – Mai nego l’oci (2019)

Si en su anterior disco “Llarga vida al tarannà”, los Power Burkas dejaron claramente patente que lo suyo es lo de parecer descerebrados a pesar de ser uno de los grupos más lúcidos de la escena roquera estatal, en este “Mai nego l’oci” (tremendo título que encantará a los que nos gusta más la barra del bar que el teclado del ordenador) los de Vic han vuelto a hacer lo que les ha dado la gana a lo largo de las canciones incluidas en su segundo LP.

Power Burkas – Llarga vida al tarannà (2016)

Hermanos musulmanes radicados en Catalunya, me dirijo a vosotros desde mi retiro espiritual en (línea borrada por el censor) ya que es motivo de orgullo y satisfacción el haber conocido la existencia de un grupo de jóvenes músicos que se hacen llamar Power Burkas.

Univers – L’estat natural (2014)

Amantes del shoegaze, del pop noisero, del rollito C-86 (que siempre me ha dado un poquito de rabia, así soy) y del pop andergraun del que gusta a la juventud urbanita, Univers os van a gustar un puñao.

Ohios – Faceless (2014)

Muchos treintañeros con cierto desencanto vital ante lo que tenemos delante de nuestras narices solemos pensar que las generaciones más jóvenes están en la parra, no se enteran de nada y escuchan música de mierda. No diré que no hay algo de cierto en esa impresión, aunque…

L’Hereu escampa – Llamp de Déu (2013)

El dúo de la Plana de Vic (sí, en la tierra de Artur Mas aka Stan Smith de “American Dad” hay más ciudades y escenas que la barcelonesa) ya nos dejó con el culo bastante torcido con su primer trabajo en el pequeño pero interesante sello Famèlic (con bandas como Univers o Mates Mates en su nómina de artistas)

Mates Mates – Vida Animal (2012)

Imagino, supongo, digo yo, que el folk siempre ha tenido su público, sus fans e incluso sus groupies, pero lo que está claro es que la explosión de música relajada e intimista (y cantada en catalán) que estamos viviendo en estos últimos tiempos, servidor nunca la había presenciado. Y lo malo de todo ello es que, por culpa de grupos como Els Amics de les arts (a los que odio cordialmente), bandas como los Mates Mates pueden llegar a ser metidas en el mismo saco que el tipo de banda anteriormente nombrada.