Atentos a… The Mothercrow

Cierto es que hay una moda retro que afecta a todo. Pero en el caso de The Mothercrow, basta charlar un rato con cualquiera de los miembros de esta banda afincada en Barcelona, para darse cuenta que ellos viven esta música día a día, como si fuera ayer mismo cuando Led Zeppelin reventaban el Boston Tea Party, Hendrix prendía fuego a su guitarra o Coven patentaban los cuernos en alto.

“Magara” se llama su primer larga duración, un trabajo en el que hemos tenido oportunidad de colaborar mediante su campaña de crowdfunding. Del resultado no podríamos estar más orgullosos, nueve temas de heavy blues y hard rock setentero de la mano de la sentida voz de Karen Asensio te transportan a otra época. La acompañan en esta aventura Pep Carabante (batería, curtido en bandas como Cuzo), Claudia González (al bajo, y unos coros que bien le valdrían para ser la frontwoman de cualquier otro grupo) y los prodigiosos solos de guitarra del sueco Max Eriksson.

Primos hermanos de bandas como Kadavar y Graveyard, sus composiciones se debaten entre la calma de “Gauan (Lo-kanta)” (una nana en euskera) y la potencia de “Swat It!” (inspirada en ese oasis de la ciudad condal llamado Rocksound), con “Forevermore” ejerciendo de bisagra entre la constante dualidad del disco. Un dimorfismo presente también cuanto tratan temas temas personales y tangibles, acompañándolos de su propia mitología y misticismo.

Le pedimos a la banda que nos contaran algo de los temas y esto fue lo que nos dijeron:

“Revolution”
Nacida como un canto a la lucha, defendiendo derechos coartados en nuestro país recientemente como la libertad de expresión o el derecho a voto. En rebelión contra los políticos corruptos que nos gobiernan.

“Mantis”
Una femme fatale capaz de enamorar y acabar con un hombre en una misma noche siguiendo los pasos de una moderna Judith, hija de Merari. Destruyendo mitos de sumisión y dependencia, empoderando la feminidad.

“Stone”
Oda a el Basajaun, numen perteneciente a la mitología vasca que habita en lo más profundo de los bosques o cavernas en lo más alto de las montañas, al cuidado de la naturaleza.

“Swat it!”
Surgió inspirada por el sentimiento de contradicción de vivir un momento in situ grabándolo con un dispositivo para una posteridad caduca como la que nos proporcionan las redes sociales.

“Forevermore”
Un sentimiento de duelo, saber que el amor generado entre dos personas puede ser tan fuerte que aunque alcance a girar en una espiral de dolor, no se quiere o puede parar de alimentarlo.

“Gauan (Lo-Kanta)”
Canción de cuna en euskera, instigando al miedo para inculcar noción cómo habitúan las nanas, con Lamias y seres de la noche, pero alentando con que a pesar de todo siempre estará La Madre Cuervo cuidando de todos nosotros.

“Lizard Queen”
Viaje inspirado en los sentimientos de miedo y angustia bajo los que habitamos, una personificación de la ansiedad que toma nuestro control.

“Magara”
Nació a ritmo de desierto, el caminar del dromedario. Un sentimiento Tuareg de viajar, vagar, pertenecer y perecer para prevalecer siempre en la tierra de la que se ha nacido. La Fuerza Vital Universal.

“Ashes”
Almas y corazones encontrados en el camino eterno. Sentimientos puros en una fusión de lírica. Una reafirmación de la indudable necesidad de alcanzar el extraordinario amor verdadero por encima de todo.

Cierto también es que la producción del disco no hace justicia a su directo, que es realmente donde la banda brilla como pudimos comprobar el mes pasado en la presentación oficial y del que os dejamos imágenes a continuación, junto al vídeo de su primer single, “Revolution”.

“Hard attack” (perteneciente a su primer lanzamiento, en 2016)

“Revolution”

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 04/07/2019
Compartir: