Desde el sofá… Crossfire Hurricane (2012)

The Rolling Stones - Crossfire Hurricane (2012)La verdad es que nunca he sido demasiado fan de los Stones (quien se atreva a decir “los Rollings” recibirá una merecida colleja del compañero Andrés Derrick). Hay tantísima música a nuestro alcance hoy en día que, entre novedades y grupos clásicos que recuperar, solo sobreviven en nuestros equipos de música los más fuertes, esos que te hacen click en la cabeza en un momento dado. Los Stones nunca lo han conseguido conmigo y, sin dejar de ser un grupo que no me desagrada y al que respeto enormemente, no parece que vayan a hacerlo a estas alturas. Tal vez por eso me sorprende tanto la locura colectiva que supuso la venta de entradas para su próxima visita a nuestro país, con gente haciendo noche a las puertas de los lugares de venta, colas virtuales para los que prefirieron delegar en su ordenador y una cochambrosa conexión a Internet y precios infladísimos para la reventa a pocas horas de la puesta en circulación de los tickets. Eso y que no hay grupo sobre la faz de la tierra ni reencarnación musical posible por la que estaría dispuesto a pagar un mínimo de cien euros por ver en directo según está el panorama. Ya pueden correr por el escenario, montar un circo de fuegos artificiales, regalar pulseritas de luces o poner malabaristas sobre las cabezas del público. Conmigo que no cuenten.

Y después de esta parrafada de autocomplacencia que me he marcado, tengo que reconocer que con tanto Rolling Stone esta semana me han entrado ganas de recuperar alguno de sus discos, haciéndome partícipe del borreguismo que acabo de criticar. Cosas de la vida. Y entre “Exile on Main St.” y “Sticky Fingers”, discos que según la comisión de sabios de Allmusic se encuentran entre la flor y nata de la discografía stoniana, he descubierto un documental que cayó en mis manos hace tiempo pero que todavía no había visto. “Crossfire Hurricane”, dirigido por Brett Morgen (que ha sido noticia hace poco por estar trabajando en un documental sobre la figura de Kurt Cobain) surgió para conmemorar el 50 aniversario de la formación del grupo. Vendido por los medios como “una retrospectiva a su carrera desde los orígenes hasta ahora” (Rolling Stone, 2012) no es tanto esto como un interesante entretenimiento para fans del grupo. El documental se centra en la primera etapa de la banda (años 60 y principios de los 70) obviando prácticamente todo lo demás, como diciendo “después de esto han ido dejando pasar el tiempo y llenando estadios por inercia”, y poniendo énfasis en algunos momentos concretos de la historia, pero profundizando más bien poco en cada uno de ellos.

Está bien que en él se dé voz a un casi olvidado Brian Jones (me gustaría saber a cuántos de los que se han rascado los bolsillos para ir al concierto les suena de algo el nombre del malogrado guitarrista), que se haga lo propio con Mick Taylor, que se hable de la importancia de los Beatles en la ecuación y que se muestren entrevistas e imágenes hasta ahora inéditas mientras son comentadas por las voces de los propios protagonistas (especialmente serio es el capítulo referente a los Hell Angels como equipo de seguridad de un concierto). Todo ello convierte la película en un documento de lo más entretenido y nos acerca un tanto a uno de los grupos más famosos de la historia del rock, pero está lejos de hacernos entender de dónde vienen y de qué manera llegaron a donde están. No pasa nada, en unos años (o tal vez meses) seguramente tendremos un nuevo documental intentando enmendar los errores de este.

Mientras tanto, “Crossfire Hurricane” bien puede servir de aperitivo para saciar el hambre de quienes ya cuentan los días hasta el próximo 25 de junio, fecha en la que tendrá el lugar el conciertazo del año. Porque va a ser el conciertazo del año ¿no?

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 23/04/2014
Compartir: