Sepultura + Crowbar + Hamlet – Sala El Tren, Granada (09/04/2010)

Sepultura + Crowbar + Hamlet + Armed for Apocalypse
 
 
Rara vez uno acierta con sus expectativas de cara a un concierto, pero gratamente inesperadas resultaron la mayoría de las sorpresas que muchos nos llevemos el pasado 9 de Abril en la cita granadina de la gira española de Sepultura, Crowbar, Hamlet y Armed for Apocalypse.

En la Sala El Tren, un emplazamiento perfecto gracias a su diáfano aforo y elevado escenario, abrieron la noche los jovencísimos californianos Armed for Apocalypse, quienes además de disfrutar de la mejor sonorización de la noche, convencieron a la totalidad del publico (el cual seguía entrando poco a poco mientras la banda ya estaba tocando), con una vistosa entrega por parte de los cuatro miembros de la banda, llamando especialmente la atención su batería, una autentica mula parda que golpea sin ningún miramiento los parches y platos de su kit, los cuales imagino que deberá cambiar más a menudo de lo habitual. Armed for Apocalypse supo meterse a la gente en el bolsillo, contagiando su entusiasmo a los muchos que les descubrían esa noche, y demostrando a los que sí les seguíamos, que su sonido es aun mejor en vivo, sobretodo en temas como «The Demon Who Makes Trophies Of Men» o «Fists Of God».

Así pues, primera sorpresa, una banda novata de pesado Sludge Metal desconocida para la mayoría se entendía extremadamente bien y convencía, antítesis de la segunda sorpresa de la noche, protagonizada por Hamlet, archiconocidos por todos y con experiencia de sobra, naufragaban de la manera más incomprensible. Cuando la banda madrileña comenzó su actuación se nos quedaron los ojos como platos a más de uno, Hamlet triplica en experiencia y dobla en edad a la banda que acababa de tocar, y sin embargo su entrega, entusiasmo y «tablas» chirriaban si lo comparabas con antes visto sobre el escenario. Fue un cúmulo de despropósitos, repertorio mal elegido para la ocasión, técnicamente imprecisos, sonido marrano y confuso, débil puesta en escena (a excepción de Luis Tárraga), y un Molly que al verlo actuar cada vez se parece mas a Fortu de Obús, y no lo digo en un sentido despectivo… Ni positivo, solo en el único que se le puede dar. No sé cual es la solución, pero espero que pronto la encuentren porque el merecido respeto que durante tantos años se habían ganado merece continuar en su sitio. Esta no es la manera de usar el nombre de Hamlet, y menos en una cita tan singular como la de esta gira.

Las astillas del escenario empezaron a saltar cuando Crowbar se subió en él, al verles cualquiera podría pensar que para ser miembro de Crowbar hay que pesar más de 100 kilos. Los de Nueva Orleans apenas tuvieron tiempo para respirar, y tocaron nueve temazos como nueve castillos, genial el repertorio, toda una tormenta de riffs mastodónticos como solo Kirk Windsteind sabe sacar de sus cuerdas. El sonido no fue todo lo limpio que se merecían, pero suficiente para demostrar porque son banda de culto. Otra sorpresa agradable, en las primeras filas se acumulaban numerosísimos seguidores de la banda que coreaban todos los temas, algo que nunca hubiera imaginado, y aun menos viniendo de teloneros. Todos los temas tronaron gigantescos, «All I Had», «I Am Forever», impresionante el riff final de «Burn Your World» (que yo hubiera alargado como hacen Down con el de «Bury me in Smoke»), el denso «Planets Collide» y un genial final de actuación con «Self-Inflicted». Nos dejaron con ganas de verles en una gira propia.

Y por fin el plato fuerte, el huracán brasileño, Sepultura. Sinceramente iba bastante escéptico respecto a lo que me iba a encontrar, ya que la formación actual de Sepultura me parecía demasiado descafeinada sin ninguno de los hermanos Cavalera en sus filas. A priori muchos podrán creer que el alma de la formación, la esencia de la banda no se encuentra en los Sepultura 2010, pero después de verlos en directo, amigo que sorpresa… La mejor de la noche. Soy seguidor de la banda desde hace 17 años, y he visto recientemente a los escindidos hermanos Cavalera tocar con Cavalera Conspiracy y Soulfly muchos de los temas que se tocaron esta noche, y sin duda alguna y con una diferencia enorme me quedo con los Sepultura de Andreas Kisser, el cual definitivamente sí que lleva el peso, el alma y la esencia de los Sepultura de toda la vida. Con un lógico pero injusto mejor sonido, espacio e iluminación que las anteriores bandas, los brasileños simplemente arrasaron, una tormenta tropical de mala leche, comenzaron con «Moloko» del último disco el cual presentaban, pero fue con el siguiente tema «Arise» cuando se armó una autentica batalla campal en la sala al completo. El mayor atractivo del show estuvo en los clásicos «Inner-Self», «Desperate Cry» o «Escape to the Void», aunque escuchar «Attittude» o «Territory» con tanta fuerza y sin Cavaleras resultó extraordinario. El nuevo batería estuvo muy bien, velocísimo e incluso llevando algunas partes a su estilo. Derrick Green «se ha hecho grande» y además de una estupenda garganta es ya todo un frontman, pero quien sin duda alguna tira de la banda es Andreas Kisser, no me explico que tiene pero los temas de Sepultura solo suenan a Sepultura cuando el los toca, todo un jefazo, verle agitar su melena y oír sus guitarrazos en «Slave New World» o la nueva «The Threatment» sirven de ejemplo de cómo se sobra para no echar en falta un segundo guitarra. Finalmente se despidieron con «Roots Bloody Roots», y todos de vuelta a casa con sonrisa de oreja a oreja… Y algún moratón mas de la cuenta.

Autor:
  • Pro-Noise
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 19/04/2010
Compartir: