Life Of Agony… En ocho temas

Formados en Brooklyn en 1989, el cuarteto Life Of Agony fue uno de esos grupos que cambió totalmente la percepción que mucha gente tenía de la música metalera. Su disco debut de 1993 “River runs red”, seguramente el disco más apreciado por sus fans, fue toda una sorpresa gracias a su mezcla –bien hecha, sincera y poderosa- de hardcore, trash y heavy metal. Y todo ello siempre aderezado generosamente con la voz de Keith (Mina desde que se cambió de sexo hace unos años) Caputo. Una de esas voces intensas que tanto gustaban en los 90 (ya sabéis, por aquellos tiempos todo el mundo era muy grunge, concienciado y guitarrero), y que aportaba el toque único a un conjunto que siempre ha gozado de una base de fans bastante, y nunca mejor dicho, hardcore.

A pesar de su intermitencia (han publicado únicamente 5 discos de estudio en 24 años), Life of Agony siempre han tenido un huequito en el corazón de los jeviatas menos talibanes y de los jarcoretas menos garrulos. Y ahora que han vuelto a la actualidad metalera con su reciente “A place where there’s no more pain” tras 12 años de silencio discográfico, se antoja buen momento para repasar alguna de las canciones de los neoyorquinos. Aunque más que “alguna” mejor decir “las que me gustan más”. En breve estarán de gira por nuestro país, no os los perdáis nenks.


“River runs red”


Canción que da título a su primer disco y que habré escuchado como mil veces. Más que nada es que es muy cortita (no llega ni a dos minutos) y me gusta tanto ese riff y esa voz tan agresiva a la vez que desesperada (no se llaman “Life of Agony” por capricho) que casi siempre que me la pongo le tengo que dar al play otra vez (bueno, cuando me lo grabaron echaba la cinta para atrás, pero sí, también le daba al play). Esto es hardcore de Nueva York pero va un paso más allá. Doble bombo, solo de guitarra hard rockero, patada en los huevos de las que tardas mucho tiempo en olvidarte.

“Bad seed”

Incluida también en “River runs red”, esta canción siempre me ha recordado un montón a Type O Negative (grupo en el que tocó uno de los baterías de Life of Agony, Sal Abruscato), otro de los grupos 90s que renovaron los aires del metal de la época con sus oníricas y oscuras canciones. Aquí de onírico y gótico apenas hay un pequeño tramo, pero coño, un aire se da. Lo que seguro que hay en esta canción es un riff matador por el que Tony Iommi seguramente hubiera pagado, una melodía vocal de las de pegarte puñetazos en el pecho, y un ritmo groovy metalero para engorilarse cual Copito de Nieve cieguete de espiz.

“Lost at 22”

Con su segundo disco, “Ugly”, comenzaron las discusiones entre sus fans. Normal, en apenas un año mudaron de piel (aunque no tanto) facturando un álbum bastante menos hardcoreta que su debut y mucho más escorado hacia lo que algunos llaman “metal alternativo”. Que debe ser algo así como el metal que gusta a los que van al Primavera Sound. Ni idea. Digan lo que digan un disco con canciones como “Lost at 22”, gordota, hipnótica, hiriente y emotiva a partes iguales, bien vale que a uno le critiquen por cambiar de sonido. Dadle al play, a ver si la cabeza os da tantas vueltas como a mí cuando la escucho. Ah, y sigo “lost” con unos cuantos años más que 22.

“Damned if I do”

Otra clásica canción de Life of Agony en las que te cuentan, bajo un manto de hardcore metal bien groovy al más puro estilo Pantera mezcladito con la siempre bella voz de Caputo, lo chunga que está la cosa. Tieso como un gatico agarrado por el pescuezo. A vosotros también os ha pasado eh. Pesada y bailonga a partes iguales (todo lo “bailonga” que puede ser una canción de este grupo, tampoco vamos ahora a exagerar), “Damned if I do” es una suntuosa muestra de brutalidad delicada (si es que tal cosa existe. Escuchando la canción siempre creo que sí) como solamente Life of Agony pueden hacer.

“Weeds”

Los que se plantaron con el primer disco de los de Brooklyn no creo que quedaran demasiado contentos con su tercer disco, “Soul searching soul”, LP que contenía posiblemente su canción más conocida por el gran público, “Weeds”. Poco queda ya de la agresividad clásica del hardcore de NYC en una canción como esta, pero ay amigos, es una de mis canciones favoritas del mundo mundial. Emocional, potente, certera (más que El Roto), y con una melodía vocal absolutamente fantástica, de las que tardas años en sacarte de la cabeza. Yo no lo he conseguido. Si han de ser recordados por una canción, que sea esta. Perfecta.

“My mind is dangerous”

Esta reconozco que no es que sea de sus mejores canciones (o sí), pero le tengo un cariño especial. Un medio tiempo absolutamente alejado de lo que se supone que era Life of Agony (incluso hay un piano, uala), que de tan autocompasiva da un poco de cosica, pero qué le vamos a hacer, soy una florecilla y canciones como esta me gustan un puñao. La podría haber firmado cualquier grupo de rock alternativo con aviesas intenciones (es decir, camelarse a las chavalas) pero claro, la tendría que cantar doña Caputo para ser tan sumamente preciosa como esta “My mind is dangerous”. Miel y whisky sonoros. De lagrimica oigan.

“Last Cigarette”

Incluida en su retorno de 2005 “Broken Valley”, es una canción que, sí, vale, suena bastante a Queens of the Stone age (el riff del verso es clavao) o a Soundgarden, pero coño, no por eso deja de ser una muy buena canción. Es más, si me dicen de un grupo que “suena a ese rollo” seguramente le pegue una escucha. Así somos. La cuestión es que “Last Cigarette” nos muestra a unos Life of Agony trotones, groovies (cómo no) y viscerales. La esencia sigue siendo la misma, pero al contrario de lo que decía Alfonso Guerra, si te quedas quieto no sales en la foto. Rock duro del bueno. Punto.

“Dead speak kindly”

Recién editado su retorno discográfico (tras 12 años), y sin haberlo escuchado más que un par de veces sin estar demasiado atento, diría que “A place where there’s no more pain” es el disco que menos me ha gustado de Life of Agony. No sé, será la producción, quizá demasiado pulida, o que las composiciones incluidas navegan por un hard rock metalizado por momentos demasiado estándar. Sigue estando la voz de Mina Caputo, que me puede, y unos riffs como cuchillos Ginsu, pero qué queréis que os diga… Qué más da, también hay cosa buena y esta canción, aunque peca de parecerse demasiado a los renacidos Alice In Chains (que sí, pero su último disco no me convence), bien vale una cerveza y un aplauso. Densa, retorcida y catártica. Sonido marca de la casa. Que no todo el campo es orégano y la vida a veces y a ratos es una puta agonía, cierto.

Life of Agony nos visitarán en las siguientes fechas:

2 de junio de 2017 – Razzmatazz 2 (Barcelona)
3 de junio de 2017 – Santana 27 (Bilbao)
4 de junio de 2017 – Sala Penélope (Madrid)

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 23/05/2017
Compartir: