Cinco razones para ir a Cancer Bats

Los canadienses Cancer Bats están a punto de aterrizar en la Península Ibérica (y en la islas Canarias) para presentar su nuevo trabajo, “The Spark that moves”. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que cualquiera de los conciertos de su gira española será digno de ver, pues estos cuatro canadienses son de lo mejor que ha surgido en la escena hardcore punk global durante la última década. Y para convenceros que os paséis a verlos si os coge (o no) cerca de casa alguno de sus conciertos, os daremos cinco razones de peso para que soltéis la panoja y le deis al headbanging en sus inminentes shows.

1. Ninguno de ellos es guapo
¿No os da un poco de rabia cuando en un grupo tirando a metalero los miembros son prácticamente tan guapos como Pedro Sánchez nuestro presi de gobierno? Que lo es, que me crucé un día por la calle con él y el tío tiene muy buena planta. No lo negaré. Eso no pasa con Cancer Bats. Son cuatro maromos tirando a raros, y seguramente en el colegio ligaban tan poco como lo hice yo. Que el mito del simpático ligón no deja de ser eso, un mito de las pelis yanquis.

2. Su trayectoria es impecable
En un género en el que parece estar ya todo dicho, hecho y escuchado, Cancer Bats han sabido imprimir su fuerte personalidad en todos los discos que han ido publicando hasta el momento. Desde sus inicios puramente hardcore han ido añadiendo ingredientes a su música. Un poco de punk, unas pizcas de emo, un mucho de stoner jeviata… Vamos, que lo suyo es la mezcla ideal entre el metal de la escuela Pantera, el punk más desorejado y el hardcore más combativo. Y en sus más de diez años de carrera no han publicado disco malo ni que suene a “más de lo mismo”.

3. Liam Cormier tiene una moto Triumph
De entre las muchas marcas y modelos de motos que hay por estos mundos de dios, las Triumph posiblemente sean las motos más elegantes y estilosas. Bueno, también están las Vespas, que son todas preciosas hasta decir basta, pero si hablamos de Vespas se me jode el punto 3 del artículo, así que sigamos con las Triumph. Liam Cormier, el voceras de Cancer Bats, es un enamorado de las motos, y es propietario de una Scrambler 900. Ojalá en un futuro verlo entrando a los escenarios subido a su moto al más puro estilo Rob Halford.

Liam Cormier (Cancer Bats)

4. Son unos cachondos de cuidado
Sólo con ver alguno de sus videoclips o entrevistas ya se puede entrever que estos canadienses no son ese tipo de grupo que está siempre con el ceño fruncido y cagándose en no se sabe bien qué. A esta gente les mueve el amor por lo que hacen, escupen, como el grupo aquel de la Barcelona postolímpica, “rabia positiva”. Se puede ser un grupo de hardcore sin ser los más malos y radicales del barrio, y esta gente así lo demuestra en cada paso que da. ¿Un prueba? El divertido videoclip que grabaron para su versión de “Sabotage” de los Beastie Boys. Dan ganas de invitarles a unas birras y a unos cigarritos aliñados. Más majos ellos…

5. Aman a Black Sabbath por encima de todas las cosas
Que sí, que ya sabemos que los Black Sabbath han pasado de ser un grupo para jevis trasnochados a másters del universo del rock pesado (que es lo que son), pero eso no quita que haga ilusión ver que un grupo como Cancer Bats es fan a muerte del también cuarteto inglés. Tan fans suyos son que ya han hecho más de una gira bajo el nombre de Bat Sabbath. Ahá, tocan como si fueran Black Sabbath, y lejos de ser un cochambroso grupo de versiones, igualan (e incluso mejoran en algún que otro momento) la embriagadora sensación de escuchar los clásicos sabbatheros en directo.



Por esto y por muchas otras cosas que no tengo ganas de escribir, id a ver a Cancer Bats en esta gira española. Hora y pico de muy buen rato, caña dura y hermandad hardcoriana aseguradas.

19 de mayo – Tenerife (Aguere Cultural)
20 de mayo – Zaragoza (Sala López)
21 de mayo – Valencia (16 Toneladas)
22 de mayo – Madrid (Gruta 77)
23 de mayo – Barcelona (Bóveda)
 

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 15/05/2019
Compartir: