Desempolvando… Wicked Lady – The Axeman Cometh / Psychotic Overkill (1968 – 1972)

Wicked Lady es una de esas bandas cuya historia a veces puede llegar a eclipsar a su propia música. Sobre la edición y recorrido de sus dos únicos discos no hay una versión única y unánime. En 1994 el sello Kissing Spell editó sus grabaciones de una forma poco ortodoxa, por decirlo de alguna forma, puesto que se comercializaron casi como maquetas y apenas tuvieron más repercusión que unas cuantas reseñas elaboradas por los pocos que tuvieron acceso a las grabaciones.

Wicked Lady - The Axeman Cometh (1968)Pero la leyenda de The Wicked Lady viene dada sobre todo por su actitud, que era mucho más punk y hardcore que casi todo lo que vino después y desde luego absolutamente nueva y caótica en su época. La mayoría de sus conciertos terminaban en peleas, por lo que se les acabó prohibiendo tocar en casi todos aquellos lugares por los que pasaron. Y las grabaciones, según su guitarrista Martin Weaver, se hicieron más que nada porque necesitaban una forma de recordar sus propias canciones, pero sin intención ninguna de editarlas como disco. Para redondear los ensayos parece ser que eran auténticos delirios de improvisaciones sin fin, bien aderezados por cocaína y otros tipos de sustancias con mala prensa. Con este panorama no es raro que durante años las grabaciones de estos tipos anduvieran cualquiera sabe dónde hasta que alguien los encontró y editó.

El primer trabajo, “The Axeman Cometh”, engloba ocho temas grabados entre 1968 y 1972 y encontramos la parte más agresiva, frenética y delirante de la banda, especialmente en temas como “Out Of The Dark” y la que da título al disco. Su hard rock basado en blues, al más puro estilo Cream o Blue Cheer, aunque con pinceladas más que notables que recuerdan a los primeros Black Sabbath, tiene sus momentos álgidos en “Wicked Lady”, “Living On The Edge” y “War Cloud”, que tiene una segunda mitad apabullante. Es sorprendente comprobar cómo el sonido es bastante bueno para haber sido grabado en un garaje cualquiera de Northampton, a pesar de que las voces a veces se quedan en un segundo plano y hay altos y bajos en los instrumentos.

Wicked Lady - Psychotic Overkill (1972)En 1972 Bob Jeffries abandona la banda y “Psychotic Overkill”, cuyo título por cierto ya anticipa bastante de lo que incluye, se graba con la participación al bajo de Del Morley, un tipo bastante menos avispado que su predecesor. Aún así, el trabajo global no se resiente en exceso. Quizá un peldaño por debajo de las primeras grabaciones, este trabajo sigue manteniendo el inmenso talento de Weaver con la guitarra y aún destila momentos de gran intensidad, como la inicial “I’m A Freak”, “Why Don’t You Let Me Try” o “Ship Of Ghosts”, una pieza de más de veinte minutos que precisa de unas pocas escuchas para deleitarse y perderse en ese ambiente psicodélico repleto de solos.

“Psychotic Overkill” incluye además una versión del clásico de Jimi Hendrix “Voodoo Child”, no especialmente acertada pero interesante. Martin Weaver era un gran fan de Hendrix y bien podría haber convertido en su digno sucesor si las cosas hubieran seguido otros derroteros… al menos en lo que se refiere a sus destrezas con la guitarra, porque lo cierto es que vocalmente aún andaba bastante lejos.

“The Wicked Lady” es un caso extremadamente extraño y maravilloso, porque más de cuarenta años después aún nos parece inexplicable cómo pudieron sonar así sin haber calculado nada y con unas grabaciones caseras que, en cierta forma, también acompañan el carácter primitivo de algunos de sus temas. Y como resultado dejaron una serie de composiciones sin ninguna intención de pervivir más allá de unos meses pero que, por el contrario, siguen sonando vigentes.

Ambos discos se pueden escuchar a través de Spotify

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 13/02/2014
Compartir: