Desempolvando… “Mournin'” de Night Sun

Night Sun - Mournin (1972)Night Sun es una banda alemana que tuvo una trayectoria breve y sólo editó este disco, que fue producido por Conny Plank, habitual de muchos de los grandes discos de los setenta y músicos como David Bowie, Kraftwerk, Cluster o Neu! entre muchísimos otros. La formación estaba compuesta por Bruno Schaab (voz y bajo), Walter Kirchgässner (guitarra), Knut Rossler (órgano, piano, trompeta y fagot) y Ulrich Staudt (batería).

Inevitable encontrar en ellos mucho de los primeros Deep Purple, pero Night Sun se las arregla para introducir un punto de experimentación más arriesgado en la línea de Frank Zappa y con sutiles raíces en el jazz de los sesenta. Podemos apreciar todo eso en “Plastic Shotgun”, que abre el álbum de forma frenética con un intenso reparto de papeles entre la guitarra y el órgano, siempre con una base rítmica sincopada y algunos riffs que anticipan algo del thrash que vendría años después. “Crazy Woman” podría haber sido el perfecto single, con un pegadizo estribillo, veloz e intensa y con uno de los solos más frenéticos de todo el álbum. “Got A Bone On My Own” es la única pieza instrumental y extrañamente colocada, ya que es la tercera pista.

Night Sun - Mournin (1972)La inserción de un tema instrumental tan pronto no da paso a un enfoque diferente y todo continúa en la misma senda con “Slush Pan Man” y “Living With The Dying”, aunque ambas bajan un poco la velocidad; quizá como anticipo a “Come Down”, la única y acertada balada del disco. “Blind” es la que más se acerca a los terrenos de Blackmore, Lord, Gillan y compañía, pero con “Nightmare” y “Don’t Start Flying” volvemos a ese punto furioso y desenfrenado a cargo sobre todo de Kirchgässner y Rossler. “Mournin’”, a pesar de sus cuarenta minutos de duración, parece acabar pronto o al menos lo hace antes de que siguiera hayamos digerido una mínima parte. Eso en una primera escucha claro, porque más adelante el álbum se va mostrando poco a poco, como si por pudor no quisiera enseñarnos todas sus virtudes en un primer momento. Es en ese punto cuando dejamos de fijarnos en cuestiones estilísticas para dedicarnos únicamente a disfrutar con unas composiciones en un estado de inspiración poco habitual.

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 27/02/2014
Compartir: