WASP – Sala El Tren, Granada (08-11-2010)

WASP - Sala El Tren, Granada (08-11-2010)No sé cuantas veces han visitado los WASP de Blackie Lawless nuestro país, pero tanto a mí, que era la primera vez que los veía, como a muchos fieles seguidores que se encontraban en la sala, el pasado lunes, WASP nos demostraron que son, todo lo bueno y nada de lo malo, ¿qué se puede esperar de una banda de “viejas glorias”? El contraste después de ver un par de días antes a los insulsos y barbilampiños Oceansize en la misma sala fue maravilloso.

WASP - Sala El Tren, Granada (08-11-2010)Con una sala hasta la bandera, y después de unos Raintime en vías de desarrollo, mezcla de power metal y death melódico, WASP comenzaron su actuación. Blackie cantaba en un pie de micro de lo más discreto para lo que nos tiene acostumbrados, pero dos paneles a los lados de la batería y unas llamativas luces daban el colorido perfecto a la autentica estrella, el propio Blackie. que con su envergadura, botas y clase innata llenaba todo el escenario, y si quedaba algo de hueco lo acababan de llenar sus redondos mofletes.

WASP - Sala El Tren, Granada (08-11-2010)Sonido crudo, alto, macarra y sucio, que contrastaba con los momentos suaves de los temas más tranquilos. Me sorprendió mucho Mike Dupke en la batería y el guitarrista Dough Blair, que aunque posea buena puesta en escena carece del carisma de Chris Colmes, algo que suple con una calidad técnica desbordante, destacando su extenso sólo en “The idol”. Respecto al repertorio, todo lo que uno que los veía por primera vez puede esperar, los grandes exitazos, “I wanna be somebody”, “Love Machine”… Temas festivos y que pusieron la sala patas arriba, contrastando con “The idol” o “Heaven’s Hung in Black”, temas más profundos que en directo cobran otra dimensión.

WASP - Sala El Tren, Granada (08-11-2010)Blackie es un superclase, tras alguna temporada en horas bajas, en 2010 de voz anda sobrado, y su carisma, macarrería y profesionalidad fueron lo que más me gustó. Lawless estuvo muy interesado en que el público se entregara. A veces, inexplicablemente la audiencia parecía cansarse, y le vi realmente preocupado. Con sus tablas supo levantar tema tras tema a todo el mundo. Es un grande, y cuando al fin conseguía meterse al público en el bolsilloel tio no sonreía, menuda cara de mala leche, con la ira de un rey destronado que quiere recuperar el sitio que le corresponde. Pese a modas (ya que hoy día cualquier banda por el mero hecho de triunfar en los 80 está de nuevo en la onda), la banda se partió para convencer a viejos y nuevos seguidores, y bien que lo consiguió. La única pega fue que nos tuvimos que conformar con hora y media escasa, y en mi caso, me fastidió que no tocaran mi tema favorito “ANIMAL”, aunque descubrí ”Crazy” un clásico recién salido del horno, perteneciente a su último disco, «babylon». Aun flipo recordando la voz de Blackie, y la magia de verlo en las pantallas y en carne y hueso al mismo tiempo. Es y será siempre irremplazable, único, tiene el magnetismo de un icono, es una leyenda viva. Blackie… Tienes mi voto.

Texto y fotos:

Pro-Noise

Autor:
  • Pro-Noise
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 18/11/2010
Compartir: