Pony Bravo – De palmas y cacería (2013)

El Rancho
Pony Bravo - De palmas y cacería (2013)
Tracklist:
1.Turista Ven a Sevilla
2.El Politico Neoliberal
3.Cheney
4.Mi DNI
5.Guajira de Hawaii
6.Eurovegas
7.Zambra de Guantánamo
8.Ibitza
9.El mundo se enfrenta a grandes peligros

Grabado, producido y mezclado por Raúl Pérez en La Mina (Sevilla), masterizado en Golden Mastering (California).

Miembros:
Daniel Alonso (voz, teclados)
Darío del Moral (bajo)
Pablo Peña (guitarra)
Javier Rivera (batería)

“A mi es que el flamenco me encanta, es taaaan auténtico”, dijo el amante de Beach House. “Pues Manolo Caracol es mi puto ídolo”, le respondió ése al que le sacas de tostones como Wilco y se siente como mi abuelo en un after hour. “No, si a mí lo que siempre me ha gustado es el funk africano”, espetó aquella que se cambia de chaqueta más que el plasta de Damon Albarn. “Pues a mí los Triana me han marcado a fuego, y Camarón ya ni te cuento”, respondió el notas del flequillo y una camiseta de La Casa Azul. “Por no hablar de los Smash, mi mami siempre me cantaba “El garrotín” para hacer el eructo después de comer”, finalizó la moza que lucía una chamarra de Pink Floyd comprada hace dos tardes en el H&M.

Todas estas frases me las acabo de inventar, claro, pero podrían estar basadas en hechos reales. Porque Pony Bravo, muy a su pesar (digo, creo, imagino), además de haber sido acogidos por melómanos, freaqs de todo pelaje, y amantes de lo raroguay, han traspasado las fronteras del imbecilismo, del hipsterío, y, en pocas palabras, del moderneo que salta de flor en flor según le marcan las revistas de tendencias. Puta palabreja ¿eh?, “tendencia”. ¿Me gustan a mi más Pony Bravo que a la niña con gafas de azafata del “1, 2, 3” y pantalón subido hasta los sobacos (con un libro de Blackie Books debajo de uno de ellos)? ¿Tengo yo más derecho a que me guste un grupo como Pony Bravo que al tontopolla que hasta hace dos días ni sabía ni quién era Kiko Veneno? Pues ni sí ni no, sino todo lo contrario.

Por suerte, a pesar de lo mucho que les han dorado la píldora a los sevillanos desde que editaron su primer LP, el cuarteto no se ha movido un ápice en lo mental, que sí en lo estilístico, y este “De palmas y cacería”, además de ser un bofetón en la cara de los que decían que el mestizaje era lo que hacía el guarrelas de Manu Chao (¿a qué coño espera el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate para secuestrarlo y quitárnoslo de en medio?), es una nueva muestra de la imaginación, creatividad y fumón sentido del humor que gastan los Pony Bravo. Eso sí, “De palmas y cacería” es mucho menos roquero que “Un gramo de fe”. Podrían haber seguido con la senda de la psicodelia fronterizoandaluza que tan bien les había salido en sus dos primeros discos (y con los que tan buenos réditos obtuvieron de los críticos musicales, esa gentuza como el que os escribe), pero, como toda buena banda que mira más por hacerlo bien que quedar bien, en su nuevo trabajo han preferido buscar otros caminos. No temáis, siguen sonando a Pony Bravo (son, además de inconfundibles, inimitables), pero aquí hay mucho más rollete muevecucus, cadereo flamenquista, rumbita (aunque no sólo de rumba viva el hombre), postpunk sui generis, ritmos rotos morunos del palo Beastie Boys fumando costo culero, e incluso disco feeling suciete de ese que tanto me gusta. Bravo.

Texto: Andrés Derrick

Puntuación: 8/10
Lo mejor: Pony Bravo alimentan y te hacen crecer, como los Petit Suisse aka Danonino
Lo peor: Que “Zambra de Guantánamo” no dure veinte minutos.
Te gustarán si te gustan: Los Doors y Triana, aunque me gustan más ellos.


“El político neoliberal”

¡Pony Bravo y olé!


Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 13/03/2013
Compartir: