Zeal and Ardor – Devil Is Fine (2016)

Llevo ya unos días con una sonrisilla tonta permanente, y es que este disco me ha dejado loquísimo. “Devil is fine” es uno de los discos más originales que se han hecho muchos años y a día de hoy no puedo ser imparcial con el trabajo de Zeal and Ardor. Me parece simplemente maravilloso y con toda seguridad de lo mejor con lo que me he topado este año.

Varvara – Death Defying Tricks (2016)

El camino de las críticas de discos en SubNoise es inescrutable, esta semana nos plantamos en Hamina, en el sudeste de Finlandia para conocer a Varvara. Un grupo que, a pesar de muy poco conocidos, ya han alcanzado su tercer larga duración y con el que parece que por fin gozarán de cierta atención a nivel internacional.

Beware Of Darkness – Are You Real? (2016)

Tras un debut afortunado y fresco de cualquier grupo, el verdadero reto es demostrar que lo conseguido no fue una anécdota ni fruto de la casualidad. Muchas veces hemos hablado en estas líneas de esos casos o, directamente, ni hemos hablado de las decepciones que nos han provocado esos segundos discos. Pero, ¿hasta dónde puede llegar la presión y cuánto puede afectar a los músicos?

Brant Bjork – Tao of the Devil (2016)

Como toda persona de bien sabe, el tío guachi de Kyuss era Brant Bjork. Y lo mismo se puede afirmar con la otra banda estandarte del rock metálico-fumón de los USA de la que formó parte el amigo Brant, Fu Manchu. Que desde que se dio el piro para montárselo en solitario no levantan cabeza compositivamente…

Oum Shatt – Oum Shatt (2016)

Si nos seguís o nos conocéis mínimamente, sabreís que perdemos el culo por encontrar bandas que nos sorprendan y nos saquen del letargo musical al que nos tiene expuesto la industria. Esta semana nos hemos tenido que ir hasta Berlín, una ciudad llena de contrastes y solo comparable multiculturalmente a Francia. Solo en un sitio así podía aparecer una banda como Oum Shatt

Viva Belgrado – Ulises (2016)

Sé que los puristas del género se me echarán encima, pero hace tiempo que noto que la escena instrumental está aportando pocas novedades y no por el género en si, sino por la falta de solvencia de los grupos. Viva Belgrado podría haber encontrado la manera de revivir la marchita escena post rockera.