Nine Inch Nails – The downward spiral (1994)

Nine inch nailsCanciones:

01. Mr. Self-destruct
02. Piggy
03. Heresy
04. March of the pigs
05. Closer
06. Ruiner
07. The becoming
08. I do not want this
09. Big man with a gun
10. A warm place
11. Eraser
12. Reptile
13. The downward spiral
14. Hurt

1994… Un año de infausto recuerdo para mí (aun me acuerdo del penalti de Djukic snif snif) pero un gran año para la comunidad metalera de la cual yo todavía no formaba parte: Ese año salieron discazos como “Youthanasia”, “Far beyond driven”, “Chaos AD”, el primero de Korn o el “Burn my eyes”, pero sobretodo fue el año de NIN y de su “Downward spiral”. Para muchos, la piedra filosofal del sonido industrial y el disco más influyente de la ultima década… Todavía hay grupos tratando de desentrañar (sin éxito) el complejo engranaje tramado por la delirante mente de ese freak que responde al nombre de Trent Reznor. Este disco es una espiral de violencia, de decadencia, de genialidad, de caos, de destrucción, de paz… Un Reznor furioso con el mundo y consigo mismo, que dejó para la posteridad auténticos himnos como “Mr. Self-Destruct”, “March of the pigs”, “The becoming” o “Reptile”

El comienzo del disco (“Mr. Self destruct”) es arrollador, con esos golpes obsesivos introduciendo una explosión sónica en la que Reznor empieza a mostrarnos  su ira contenida, es violencia en estado puro. “Piggy” nos muestra al Reznor tranquilo, reposado, sereno, inquietante, un temazo sin duda alguna, alcanzando el clímax con la batería descoordinada del final. “Heresy” va en la línea de la primera canción, aunque aquí el estribillo esta mas pronunciado, y también hay clímax final. Llegamos al himno del grupo: “March of the pigs” es una patada en los huevos, directa, donde más duele… Una batería frenética y un Reznor poseído, con un piano desconcertante que nos hace ver la gran dualidad paz-rabia que rebosa el disco por los 4 costados. “Ruiner” es una de mis canciones favoritas: Empieza con un ritmo más discotequero, con ese ruido chirriante y el final es apoteósico, con ese obsesivo “Nothing can’t stop me now” (también escuchado en “Piggy”).

“The becoming” es una canción esquizofrénica, transmite una sensación insana y de desasosiego, te hace estar todo el rato alerta, es como si un brazo saliera del equipo de música, te agarrara por el cuello y te obligara a permanecer sentado hasta que acabe la canción… ¡Brillante!. “I do not want this” continua el sendero trazado por la canción anterior, con un estribillo muy marcado y la misma sensación inquietante… y llegamos a una de las joyas: “Big man with a gun”. Es una de esas canciones que cuando la escuchas te dan ganas de matar a tu mejor amigo, de destrozar una habitación, de coger una recortada y liarte a tiros con todo lo que se te cruce en tu camino, ya sean muebles, animales o personas… Ese “Shoot, shoot, shoot” (sospechosamente introducido también en el “Antichrist Superstar” de Manson) y el atronador final cortado en seco, un Reznor rabioso a punto de reventar. Tras la tormenta llega la calma y “A warm place” nos introduce en un mundo nuevo de tranquilidad, sosiego, relax… Del cual salimos rápidamente para entrar en el tenebrismo de “Eraser”: Esa tonadilla hipnótica que va “in crescendo” y apoderándose de todo tu cuerpo, taladrando tus oídos… Un pequeño paréntesis con la voz reposada de Reznor para finalmente volver de lleno a la violencia y el caos: Un volcán en erupción (“Smash me!!!!”), un terremoto (“Kill me, kill me, kill meeee!!!”), conforman un final obsesivo y decadente. “Reptile” es otro temazo, extraño, inquietante, mágico, único, con un ritmo repetitivo que se apodera de ti y no te suelta hasta el final. La canción que da nombre al disco me vuelve a recordar al Reverendo puesto que se me hace muy parecida a la ultima del “Holywood” (bueno al revés jajaja) y de aquí hasta el final del disco solo hay paz y tranquilidad… Reznor por fin descansó tranquilo.

Un disco casi de matrícula de honor, brillante, genial, abrasivo, rabioso, paranoico, esquizoide… Jamás una mente humana pudo dar tanto de si, porque lo que parió el señor Reznor hace 11 años fue un engendro demoníaco, un autentico anticristo (y no el del Reverendo XDD)… Un trabajo irrepetible. Muchos están contando los días que faltan para que salga el nuevo trabajo de este loco… ¿Volverá a sorprender como hace 11 años? La respuesta (quizá) el 5 de marzo…

Puntuación: 5/5
Slowhand



Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 24/02/2005
Compartir: