Kory Clarke – Payback’s A Bitch (2014)

Autoeditado

Kory Clarke - Payback's A Bitch (2014)Tracklist:
1. Payback’s a Bitch
2. Freak
3. Devil’s Highway
4. What Good Is Goodbye
5. Get Down to Bizzness
6. Hoezone
7. Jaegermeister Machines
8. Rock N’ Roll Genocide
9. The Last Hand
10. Death and Taxes
11. Meet Me in Las Vegas

Producido por André Indiana

Tal que ser Andrés R., ser Kory Clarke en el año del Señor de 2014 no es nada fácil. Los metaleros le dejaron de lado hace muchos años (es más, diría que solamente se acuerdan del primer disco de su antiguo grupo, Warrior Soul), los rockeros chic nunca le han hecho ni puto caso –suelen estar más pendientes de las últimas tendencias de ropa y complementos-, y el público medio del rock ‘alternativo’ creo que nunca se ha percatado de la imponente presencia del último space age playboy que queda sobre la faz de la Tierra. Una pena, sí. Aunque sus últimos trabajos bajo el nombre de Warrior Soul (grupo del cual desde hace años era su único miembro original, fijo y estable) no eran tampoco como para echar cohetes (uy, casi escribo “chochetes”; la cabra y mi Word tiran al monte), por casa siempre se le ha tenido cariño y aprecio a este tipo. Un poeta casquivano y descantillado de los que ya no quedan.

Dicho esto, ¿hace falta que Kory Clarke siga sacando discos si, por lo menos a primera vista, a casi nadie le va a importar? Pues claro que sí, como ya he dicho más de una vez, este hombre es uno de los personajes más cabezones e insistentes del circo del rocanrol, y una vez deshechos del todo Warrior Soul (oh, qué pena, esta gente me ha marcado a fuego lírica y sónicamente), solamente le queda ir navegando, que no naufragando, con su carrera en solitario. “Payback’s a bitch” es su tercer trabajo firmado con su nombre, y para qué engañaros, en bien pocas listas de “lo mejor del año” saldrá. Clarke insiste en su rock ácido, macarra, deslenguado y cabroncete como si no hubiera mañana. Y con eso, servidor se conforma. Si hiciéramos las cosas únicamente por su utilidad en eso que llaman “vida real”, os aseguro que no haríamos casi nada, así que bienvenido sea este nuevo disco de Kory Clarke.

Disco que además del consabido rock suicida, guarrelas y vacilón marca de la casa (y que encontramos en temas como la que da título al disco, en la marcial y pelín electrónica “Devil’s highway” o en la muy pegadiza y chachi guay “Rock n’ Roll Genocide”, pieza que hubiera tenido cabida perfectamente en el único disco de Space Age Playboys), incluye también bizarradas la mar de divertidas como “Jägermeister Machines”, donde Clarke se ríe un buen rato de los germanos –y yo me río con él de ellos y de sus miradas teutonas por encima del hombro- y blues crepuscular en “The Last Hand”, donde Clarke, además de recordarnos que es un perdedor con no demasiada suerte (vaya, eso me suena), posiblemente haya hecho el tema más tierno y accesible de su carrera. Pero no os preocupéis, no sonará en ninguna radio europea.

Puntuación: 6.5/10
Lo mejor: Lo de siempre. Mientras Kory Clarke siga batallando, el rock más andergraun y cazallero no morirá.
Lo peor: Si lo firmara cualquier otro posiblemente ni lo hubiera escuchado. O quizá sí.
Te gustarán si te gustan: Warrior Soul, Hellacopters, The Wildhearts

«Payback’s a bitch»




Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 17/12/2014
Compartir: