Icebend – Nadie pensó en volver (2011)

Autoeditado
Icebend - Nadie pensó en volver (2011)
Tracklist:
1. Canibalismo en otoño
2. Nemon
3. Dos impar
4. Santa Marta
5. Tiendes a separar
6. Ira, tristeza, duda
7. Las manos
8. Hay algo más
9. 7 A.M.
10. XXXVIII

Producido por Magí Batalla, masterizado por Mathieu Monnot


Miembros:
Joan Pere Planells – Bajo
Txesk Planells – Voz
Oriol Planells – Batería
Ramon Garriga – Teclados y percusión
Isaac Gimeno – Guitarras

Icebend no son nuevos en la escena musical, de hecho han estado presentes durante más de la mitad de mi vida melómana (que no es poca), los he visto crecer y evolucionar, y es de los pocos grupos que a día de hoy todavía no me han decepcionado. Tengo que reconocer que acepté con cierto escepticismo sus planes de cambiar el inglés por el castellano por primera vez en 10 años de carrera, pero visto el resultado no tengo más remedio que quitarme el sombrero. La evolución respecto a trabajos como “Acoustic Arma” o “Hyperventilation” es evidente, los nuevos temas van mucho más allá en cuanto a producción, nivel compositivo, arreglos y especialmente la facilidad con la que se han adaptado al cambio idiomático. Un disco tan repleto de detalles que con cada escucha va ganando matices, y que los mantiene como alumnos aventajados de grupos como Standstill y los aleja de otros (a menudo injustamente) más mediáticos de Cataluña.

En “Nadie pensó en volver” se mantiene el tono acústico, se gana en calidez, en misticismo y no se pierde demasiado la garra de sus otros trabajos (y que seguramente reserven para el directo). Cuesta escojer temas favoritos porque se trata de un álbum muy homogéneo y sin altibajos, me inclinaría por “Canibalismo en otoño”, “Ira, tristez, duda”, “Las manos”, “Hay algo más” (con la colaboración de Juan Blas de Nothink) o la renovada “Santa Marta”, pero seguramente en unos meses mis favoritas sean los otras cinco.

Puntuación: 7.5/10
Lo mejor: Lo cuidado de sus diseños ahora es equiparable al de su sonido
Lo peor: No quisiéramos que dejaran de banda en directo sus antiguos temas que tanto nos gustan

A continuación os dejamos escuchar el disco streaming para que juzguéis por vosotros mismos, y mientras lo hacéis, podéis ir leyendo el análisis del disco tema a tema que nos han facilitado los miembros del grupo.

CANIBALISMO EN OTOÑO
Inspirado en el cuadro de Salvador Dalí con el mismo título, el vals “Canibalismo en otoño” abre el álbum, mostrando sobre la mesa aquellas nuevas cartas que IcebEnd tiene por ofrecer. La voz de Txesk hace gala de sus mejores cualidades (de la dulzura del falsete al grito apasionado) y una elegante sección de viento-madera conduce el tramo final del tema hacia un intenso clímax.

NEMON
Sigue “Nemon”, el corte más directo y enérgico del disco. Dejando atrás la oscuridad de anteriores entregas, esta enérgica pieza transmite un mensaje claramente optimista. Una estructura que fluye de forma natural con juegos percusivos –marca de la casa–, un equilibrio “eléctricoacústico” en las guitarras y órganos Hammond que enriquecen las texturas.

DOS IMPAR
Las etapas del proceso creativo son retratadas con inspirada poética en “Dos impar”, canción que -irónicamente- requirió un proceso de composición particularmente extenso y elaborado. La parte instrumental evoluciona a la par con el texto: la inspiración que despierta al alma creadora, el estancamiento ante aquello que parece no tener solución para, finalmente, romper con los propios prejuicios obteniendo un resultado previamente inimaginable.

SANTA MARTA
“Santa Marta” ya fue editada junto a “7 A.M.” como single digital, en esa ocasión registrada en los estudios Ultramarinos Costa Brava (Santi García- Enero’10). Son las primeras canciones en que IcebEnd se lanzaba al castellano y grababa las bases en directo. Nuevamente regrabada pero respetando la versión original, “Santa Marta” relata un viaje de traspaso de la tradición indígena colombiana. La música, de ritmo intenso y sensaciones visuales, acompaña los pasos del difunto y de sus porteadores hacia su destino: el mar. Uno de los versos de esta pieza da título al disco.

TIENDES A SEPARAR
La persistencia sobreponiéndose a la decepción vehicula la letra de “Tiendes a separar”, puro retrato de la existencia de IcebEnd. Fragmentos de instrumentación minimalista (arropando los lánguidos motivos de un violonchelo) juegan al contraste con secciones de densa textura tímbrica (múltiples voces, un armónium hindú y un banjo sobre una apasionada base rítmica). Al final del tema -como quien se levanta tras la enésima caída- la música renace, impulsada en una nube de voces familiares.

IRA, TRISTEZA, DUDA
Tras el críptico mensaje del tema “Ira, tristeza, duda” (estados de ánimo poco apropiados para tomar decisiones) se esconde una buena dosis de energía que abre la segunda mitad del álbum. El corte es conducido por la superposición de sintetizadores y una línea de bajo de ritmo altamente contagiosa. Una composición de evolución progresiva que finaliza a modo de jam entre percusiones corporales y “ruidismo” metálico.

LAS MANOS
Alcanzamos “Las manos”, uno de los cortes más eléctricos del disco. Encontrarse y no encontrarse , partes de un mismo cuerpo que estiran en opuestas direcciones, los obstáculos en las relaciones interpersonales… Las metáforas del texto toman forma musical con dos baterías durante los interludios instrumentales y con una tensión rítmica que se convierte en una samba sin complejos.

HAY ALGO MÁS
A menudo se requieren credenciales estereotipadas, pero hay cosas importantes más allá de su propio valor material: “Hay algo más”. El particular registro vocal de Juan Blas (Nothink) aporta una dosis extra de rabia a la pieza, que desemboca en un conglomerado de voces y instrumentos de cuerda. Probablemente estamos ante uno de los puntos más álgidos del disco.

7 A.M.
A diferencia de “Santa Marta”, “7 A.M.” sí se ha revisado profundamente respecto a la versión previamente editada. Se han introducido cambios en la estructura proporcionando un mayor protagonismo a las armonías vocales y a un majestuoso piano de cola. IcebEnd flirtea con la psicodelia para evocar sensaciones oníricas en un memorable interludio “ruidístico”.

XXXVIII
A partir de una idea original del guitarrista Isaac, la banda se lanza en “XXXVIII” a una explosiva improvisación donde destacan las voces de aires arábigos y la excelente compenetración entre bajo y batería. La desnudada melodía del poema de Gustavo Adolfo Bécquer evoca un final totalmente oportuno para el disco: “¿Sabes tú adónde va?”

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 08/11/2011
Compartir: