Beady Eye – Different Gear, Still Speeding (2011)

Beady Eye Records

Beady Eye - Different Gear, Still Speeding (2011)Tracklist:

1. Four Letter Word
2. Millionaire
3. The Roller
4. Beatles and Stones
5. Wind Up Dream
6. Bring the Light
7. For Anyone
8. Kill for a Dream
9. Standing on the Edge of the Noise
10. Wigwam
11. Three Ring Circus
12. The Beat Goes On
13. The Morning Son

Producido por Steve Lillywhite

Miembros:
Liam Gallagher – Voz
Gem Archer – Guitarra
Andy Bell – Bajo
Chris Sharrock – Batería

Vale, es cierto, le debo el 80% de mi educación musical al brit pop de finales del siglo XX. Aún recuerdo con cariño las peleas interminablesentre los egos de los Gallagher y del combo Coxon/Albarn por saber si eran más grandes OasisBlur (¿A quién quieres más, a mamá o a papá?). Aún recuerdo con cariño los compases del «Trash» de Suede, todo un himno generacional, de todas y cada una de las canciones del «Different Class» de Pulp, la grandeza de algunas de aquellas bandas (incluso otras semiolvidadas como Ocean Colour Scene), y lo grande de un movimiento del que aún hoy beben muchas de las bandas del pop británico actual. Fue la última generación que empezó tocando en bares de mala muerte y acabó llenando estadios. Todos y cada uno de ellos.

Cierto es que, con el cambio de milenio, aquellas que sobrevivieron se convirtieron en caricaturas de sí mismas (con honrosas excepciones, las menos), que las guitarras dieron paso a los sintetizadores y no se supieron adaptar. Que el sexo, drogas y rock’n roll acabó con las esperanzas de muchos de llegar a ser grandes. Pero no de todos….

Controversias aparte, Liam Gallagher es uno de los genios que dio aquella generación. Es verdad, es un impresentable de tres al cuarto, un borrachín que no duda en liarla parda cada vez que sale por ahí (¿es que creíais que el escándalo lo inventó Amy Winehouse?), pero… ¿No era aquello parte del circo? ¿No se vendían NMEs como churros cada vez que el tipo éste decía algo? Que si el talentoso era su hermano, que si él no sabía siquiera tocar un instrumento…. ¿Y qué? Se plantaba delante del micro, parado, y la gente rugía (y le tiraba vasos y botellas) mientras él permanecía impertérrito. Un tipo grande, de los que o amas u odias (más de esto último). Un músico de los 90.

Y ahora, después de salir tarifando con su hermano (ni apareció en los últimos conciertos de a la sazón última gira de Oasis), reúne al core de su ex-grupo (Gem y Andy son primera generación) y saca un álbum con una banda llamada Beady Eye, algo así como «Ojo estrábico», una especie de broma que sólo entiende él (no hay más que verle en las fotos promocionales, al tipo se le va un ojo que da pena verle), pero que en realidad es un «back to basics» del britpop, desde la portada y el libreto hasta la última canción. Melodías descarnadas, escritas para que lo que destaque sea la voz de Liam, hitazos de los que llegan al número 1 del Billboard en cuanto salen. Otra cosa no, pero de lo suyo saben estos chicos un montón.

El disco arranca con «Four Letter Word» (la palabra con cuatro letras, super original), con un hermoso guitarreo y una de esas frases que se graban: «Nothing ever last forever (Nada dura parasiempre)»; a mi particularmente me recuerda mucho al sonido de los 90, una canción que podrían haber firmado su antiguo grupo, ése que empieza por O (perdóname Noel). Después, «Millionaire» con trazas de pop/rock mucho más influenciado por el sonido americano de The Beatles, «The Roller» (Yoko, prepara los papeles de la demanda, que esta canción es un calco del «Instant Karma» de John Lennon), y «Beatles and Stones», tres temas algo más lejos del puro sonido brit, pero claro, hay que vender también en Estados Unidos. «Wind Up Dream» nos acerca algo más a las islas (de nuevo influencias de los últimos Beatles). «Bring The Light» es un temazo, acompañado por un piano a lo Jerry Lee Lewis y un coro de voces claramente años 50. «For Anyone», un impasse para llegar a «Kill For A Dream», el tema más Oasis de todo el álbum, uno de esos de mechero en alto. Para que no se nos olvide qué va esto «Standing On The Edge Of The Noise» llega con un sonido puramente brit, y supone un punto de inflexión. «Wigwam» es olvidable, «Three Ring Circus», con sus compases más rock sube algo el nivel, pero es que «The Beat Goes On» y «The Morning Son» suenan a relleno. Ésta última es la versión Beady Eye del «Stand by me» de Oasis, pero claro, el del talento era Noel

En fin, un sorprendente buen disco (Liam, por qué no has incluido «Sons Of The Stage»?), si bien no memorable, pero claro, se esperaba algo infinitamente peor, que veremos cómo funciona en directo (supongo que mezclarán estos temas con otros más «clásicos»), y que nos devuelve al sonido brit de los 90 sin inventar nada nuevo (tampoco es que se lo pidiéramos), más que nada para que la generación actual intente comprender lo que significó esa época para nosotros.

http://www.beadyeyemusic.com

Por maguado

Puntuación: 7.5/10
Lo mejor: La vuelta de un sonido que se encontraba casi perdido en la memoria
Lo peor: El álbum no funciona como un todo, tal vez le falte algo de coherencia.

«Four letter word»




Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 29/03/2011
Compartir: