Reivindicando a Heart

Creo que todos tenemos claro que el rock actual se basa en unos cuantos pilares básicos que van de Led Zeppelin a The Rolling Stones pasando por Black Sabbath… Y sí, ellos también se basaban o robaban a otros, pero de eso ya hablamos en su día. Bajo su alargada sombra viven grupos que sirvieron de inspiración a algunos de los músicos que hemos admirado a lo largo de las dos últimas décadas. Con 30 millones de discos, 20 singles en el Top 40, 7 discos en el Top 10 y 4 nominaciones a los Grammy… Hoy reivindicamos al grupo de las hermanas Wilson, Heart.

Las hermanas Wilson eran hijas de un marine norteamericano que tras haber vivido en el sur De California y Taiwan acabó asentándose en la ciudad del Space Needle. Fue a finales de los 60 en Bothell, una ciudad al noreste de Seattle, cuando Roger Fisher (guitarra) y Steve Fossen (bajo) formaron The Army. Tras varios cambios de formación y de nombre, en 1972 Mike Fisher (el hermano del guitarra) entró a formar parte del grupo, pero tuvo que huir a Canadá para no tener que acabar en Vietnam. En una de sus incursiones a Estados Unidos conoció a Ann Wilson, que acababa de unirse al grupo, se enamoraron y la cantante le siguió a Canadá donde vivieron en una comuna hippy. En 1974, Nancy Wilson entró a formar parte del grupo que ya se había asentado en Vancouver junto a Steve y Roger bajo el nombre de Heart. Y como todo queda en familia, Nancy empezó una relación con Roger Fisher.

Reivindicando a Heart

Al publicista de Heart le costó un gramo de cocaína y el número de una prostituta de confianza hacer que “Magic Man” sonara por primera vez en la radio. Con el primer single (“How Deep It Goes”) no se habían comido un rosco, pero “Magic Man” (que habla de la relación entre Ann y Michael) y “Crazy on You” (una noche de pasión como para olvidar los males de la sociedad), entraron fuerte en los charts de todo el mundo. Toda una proeza para un grupo de esa época, que contaba con una frontwoman y que se atrevía a mezclar guitarras acústicas con eléctricas. Su primer disco “Dreamboat Annie” (1976) acabaría vendiendo más de un millón de copias. La Rolling Stone, en su nivel de calidad habitual (llevada al extremo en este país) dedico una portada a las dos hermanas insinuando una posible relación al estilo “Juego de Tronos”, lo que llevó a Ann a encerrarse en su habitación a componer uno de sus temas más rabiosos y conocidos, “Barracuda”.

En 1977 el grupo abandonó su sello canadiense de toda la vida, Mushroom Records, para fichar por Portrait Records (una subsidiaria de la actual Sony BMG). En plena batalla legal, su antiguo sello decidió sacar una versión incompleta del disco “Magazine” para acabar de exprimirlas pero finalmente un juez consiguió frenar la operación. Primero se editaría “Little Queen” (1977) y “Magazine” (1978) posteriormente con una nueva mezcla y nuevas voces. Con el primero (Con “Barracuda” y un buen puñado de singles) consiguieron otro millón de copias vendidas y con el segundo fueron disco de platino gracias a “Heartless”

En plena época dorada de Heart, con el grupo codeándose en los escenarios junto a monstruos de la época como Aerosmith o Van Halen, y otro doble platino con “Dog and butterfly” gracias a temas como “Straight on”, las relaciones entre las hermanas Wilson y los hermanos Fisher acabaron (tanto en lo personal como lo profesional). Los pillastres de Van Halen, Alex y Eddie, propusieron a las Wilson un cuarteto (no precisamente musical) al que las hermanas se negaron. Más tarde esa noche, Nancy le regalaría una acústica a Eddie Van Halen cuando se enteró que el mítico guitarrista no tenía una propia y este acabaría cantándole serenatas por teléfono a la rubia. Con la nueva formación grabaron “Bebe le Strange” (1980) y en el revelador single “Even it up” le pedían a su pareja que pusieran también algo de su parte en la relación. Inicialmente, la portada del disco se la encargaron a Annie Leibovitz, que pilló a Ann Wilson en topless en una foto. Cuando el grupo optó por otra portada le pidieron a la fotógrafa los negativos, pero ésta se negó y el grupo la demandó. El juez finalmente decidió que la foto permaneciera en una caja fuerte con dos llaves, una para Leibovitz y otra para Wilson. ¿Llegaremos a ver esa foto algún día? ¡Espero que sí! El disco solo llegó a oro, así que el sello trató de hacer caja con el recopilatorio “Greatest Hits/Live”, que contenía además de todos sus singles versiones del “I’m Down” de The Beatles y “Rock and Roll” de Led Zeppelin (con la que siempre acababan sus conciertos). De todas maneras, tras el cambio de formación y dos años para adaptarse, las ventas del grupo se resintieron considerablemente.

En 1982 editaron “Private audition” casi autoproducido y fuertemente influenciado por las power ballads ochenteras. Al año siguiente y tras nuevos cambios en la formación salió “Passionworks”. Ninguno de los dos discos consiguieron las ventas esperadas a pesar del éxito del single “How can I refuse” (1983) y la participación de Ann Wilson junto a Mike Reno en la banda sonora de “Footlose”. Ahora o nunca, era el momento de ponerse las pilas y de pedir ayuda a otros compositores para cambiar su sonido si querían remontar. Dirán lo que quieran, pero fichar por una major salvó su carrera.

Reivindicando a Heart

En 1985, la banda ficha por Capitol Records y lanza un disco llamado simplemente “Heart”. ¿El resultado? Cinco millones de copias vendidas y otros tantos botes de laca gastados para relanzar su carrera con temas como “What about love” o “If looks could kill”. Hasta cinco singles consiguieron colar en las listas de éxitos. Al año siguiente Nancy Wilson iniciaría una relación de 24 años con un personaje que todos conocemos de sobra, Cameron Crowe, director de películas como “Singles”, “Almost famous” o el reciente documental sobre la historia de Pearl Jam. Incluso conseguiría hacer algún cameo en películas como “Fast Times at Ridgemont High”.

Visto el resultado, la banda decidió seguir el mismo camino con su disco de 1987, “Bad animals”, que contenía otro manojo de singles como “Alone”. Recién entrados en los 90, las hermanas conseguían su sexto multiplatino con “Brigade” y un tema que seguro que todos habéis oído en alguna peluquería: “All I Wanna Do Is Make Love to You”. Otros tres discos (“Secret”, “Wild Child” y “Tall, Dark Handsome Stranger”) lograrían entrar en el Billboard. Con el trabajo hecho, el grupo decide tomarse las cosas con más calma y aprovechan para montar un proyecto acústico paralelo, The Lovemongers (exacto, los que incluyeron la versión de “Battle of evermore” de Led Zeppelin en la banda sonora de “Singles”).

No es hasta 1993 que regresan de nuevo con Heart y “Desire walks on” que contenía un tema como “Black on Black II” demostrando que ni los años ni los kilos les habían pasado factura tras 20 años de carrera y 20 millones discos vendidos. En 1995 Nancy decide tomarse un descanso para centrarse en su familia mientras Ann gira bajo el nombre The Ann Wilson Band y puntualmente se reúne con su hermana sobre el escenario cuando ésta no estaba ayudando a su marido en las bandas sonoras de películas como “Jerry Maguire”, “Vanilla Sky” o “Elizabethtown”. No se volverían a reunir oficialmente hasta 2002 con una nueva formación que incluía al bajista de Alice In Chains, Mike Inez. En 2003 se les uniría a la gira Gilgy Clarke, al que conocemos por pertenecer a la última época de Guns n’ Roses (pre-“Chinese Democracy”).

Reivindicando a Heart

En 2004 lanzan “Jupiter’s Darling”, el primer disco en estudio desde 1993, en el que colaboran Jerry Cantrell (Alice in Chains) y Mike McCready (Pearl Jam) que dejan sus influencias en temas como “Oldest story in the world”. Los músicos de Seattle no pueden hacer otra cosa que sacarse el sombrero ante la carrera de la banda. No sería el primer especial que les dedicaba la VH1 pero es en el Decades Rock de 2006 en que los hijos de Seattle (y más allá) empiezan a rendirle pleitesía. Coincidiendo con el regreso de Inez a los reunidos Alice in Chains, Ann Wilson aprovecharía para sacar su primer disco en solitario, “Hope & Glory”, con la colaboración de Elton John, Rufus Wainwright y su hermana entre otros. Su versión del “Inmigrant Song” de Led Zeppelin estuvo entre los 10 temas más escuchados de 2007 en Myspace.

Cuando ya parecía estar todo el pescado vendido, en 2010 editan “Red Velvet Car” tratando de recuperar el sonido de su primera época y se cuelan en el Top 10 con temas como la grungera “WTF”. En 2012 lanzaron un álbum llamado “Fanatic”, pero si hay algo que destacar en los últimos años son dos cosas. La primera, su participación en el tributo a Led Zeppelin en el Kennedy Center ante el mismo grupo y invitados de honor como Barack Obama donde interpretaron “Starway to heaven” junto a Jason Bonham, el hijo del fallecido batería de los Zepp. Robert Plant casi no podía contener las lágrimas, no es casualidad que a las hermanas Wilson muchos las hayan llamado las Led Zeppelin femeninas. El otro punto álgido tuvo lugar este mismo año con la inducción del grupo en el Rock and Roll Hall of Fame de la mano de Chris Cornell (Soundgarden), donde el grupo interpretó junto a Jerry Cantrell, Chris Cornell y Mike McCready su éxito “Barracuda”.

Y hasta aquí nuestro repaso por la carrera del grupo, una historia de “Heart, soul & rock and roll” como anuncia la biografía de estas hard working women que durante cuatro décadas supieron adaptarse a los cambios y ganárse el cariño de fans y músicos por igual, demostrando que quien carta el bacalao todavía en Seattle son Heart.

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 29/08/2013
Compartir: