El retorno de Portishead

PortisheadDiez años, diez, sin poder disfrutar de los ritmos pausados de Portishead y la increíble voz de Beth Gibbons. Y por fin, cuando nadie lo esperaba ya y lo único que nos quedaba era recrearnos en el pasado y arrepentirnos (algunos) de no haberlos visto en directo, los de Bristol editan su tercer disco acompañándolo de una gira que pasará por España en mayo. Desde SubNoise.es este es nuestro homenaje a uno de los pilares de la santísima trinidad del trip hop y que sirva de introducción para los neófitos.

El otro día viendo la última película de Goran Dukic, “Wristcutters: A love story”, pensé… “Que bien quedaría en la banda sonora de esta película un par de canciones de Portishead”. Y es que si hay algún grupo cortavenas (con el permiso de Tom Waits, que actúa en la película) ese es Portishead. Los de Bristol son capaces de combinar las melodías más dulces y sensuales con las letras más depresivas en un viaje de ritmos pausados que algunos grupos de doom solo pueden copiar.

Portishead no fueron los inventores del trip hop pero seguramente fueron los que lo encumbraron, sobretodo en los Estados Unidos. Nunca fueron tan atrevidos como Tricky, ni jugaron con las bases de la música de baile como Massive Attack, lo suyo siempre han sido las canciones pop con un aire experimental de teatralidad y de banda sonora capaz de gustar tanto a los fans del pop, la electrónica o rock alternativos. Antes de la aparición de su álbum de debut, la etiqueta trip hop no era demasiado aparente, tan solo una coincidencia en el espacio y en el tiempo de grupos de diferentes raíces pero de similar resultado. Tras el fulgurante éxito de “Dummy” en el Reino Unido y las expectativas creadas en Estados Unidos aparecieron multitud de grupos imitadores. Portishead, en cambio, no se dejaron llevar por el entusiasmo y se dedicaron a trabajar en su homónimo segundo disco, mi preferido.

PortisheadPortishead están formados por Beth Gibbons, Geoff Barrow y Adrian Utley. Toman su nombre de la ciudad costera donde creció Barrow y nacieron como grupo en Bristol, en 1991. Barrow había trabajado en los estudios Coach House donde conoció a Massive Attack. A través de éstos conoció a Tricky, produciendo la canción que el cantante incluyó en un disco benéfico contra la anemia falciforme. También escribió temas para el disco “Homebrew” de Neneh Cherry (aunque finalmente solo el tema “Somedays” apareció en el disco) y remezcló temas de Primal Scream, Paul Weller y Depeche Mode. Barrow conoció por aquel entonces a Beth Gibbons, una rubia capaz de cantar como los ángeles sin despegarse de su pitillo que se dedicaba a cantar en los pubs, y se dedicaron a escribir temas junto al guitarra de jazz Adrian Utley.

En 1994 Portishead rodaron el corto “To Kill a Dead Man”, un homenaje a las películas de espías de los 60. Barrow y Gibbons actuaban en la película y ponían la banda sonora, lo que llamó la atención del sello Go! Records. En otoño del mismo año firmaron por el sello y su álbum de debut, “Dummy”, se editó poco después. Lo grabaron con Dave MacDonald, que además tocó la batería y se encargó de las bases electrónicas del disco.

Beth GibbonsBarrow y Gibbons nunca han sido muy dados a las entrevistas (creedme, lo he intentado). Este hecho fue inteligentemente aprovechado por el sello para, junto a unos enigmáticos videoclips, hicieran crecer el interés en la banda hasta tal punto que “Dummy” fue escogido como mejor disco del año por varias publicaciones y sus ventas se dispararon invadiendo incluso las listas de mainstream, pasándoles la mano por la cara a grupos exitosos de la época como Blur, Suede, Oasis o Pulp. Tres años de trabajo más tarde lanzaron “Portishead”, con un sonido muy diferente al de su primer disco, compuesto y tocado por el grupo sin samples de otros discos. Un disco más oscuro e inquietante que los llevó al Top Ten del Reino Unido. Un año más tarde lanzaron un directo con la filarmónica de Nueva York que se puede encontrar en DVD, y después… La nada. El grupo se pasó diez años sin editar ningún larga duración, a pesar de que pudimos disfrutar en un disco en solitario de Beth Gibbons.

Ahora, en 2008 aparece el tercer disco de la banda bautizado simplemente como “Third” donde, por lo que hemos podido escuchar, vuelven a cambiar de registro a pesar de mantener en algunos temas ese aroma tan característico suyo. Un álbum donde el trío parece ser consciente de la expectativa creada durante todos estos años, y orientado al reencuentro en directo del grupo con sus fans, con ritmos mucho más marcados a lo John Carpenter y con una Beth Gibbons más comedida… ¿Exigencias del guión? Lo podremos comprobar en el Primavera Sound de este año en Barcelona.

Glory Box (1994)

Only you (1997)

All Mine (1998)

Machine Gun (2008)

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 21/03/2008
Compartir: