Brant Bjork… En siete temas

Desde bien tierna edad el amigo Brant Bjork ha estado involucrado en interesantes proyectos musicales. Compañero de instituto de Josh Homme y John Garcia (con quien más tarde formaría Kyuss), imagino que juntos debían fumarse unos porros enormemente grandes mientras hacían campana y soñaban con ser estrellas del rock. Más que nada porque eso mismo hacía yo a esa edad, con la diferencia que lo mío ha sido un fracaso constante y lo suyo una carrera longeva y fructífera.

Tras su paso por Kyuss (no olvidemos, en esos “Sky Valley” y “Blues for the red sun” que tanto os gusta está la indeleble huella compositiva del señor Bjork), grupo que abandonó tras sentir que sus caminos sonoros se estaban separando sin remedio, hemos podido disfrutar de su arte a la batería en Fu Manchu y en Mondo Generator, conjunto liderado por uno de los hombres que más aman la cocaína en toda California, Nick Oliveri.

Pero donde mejor se ha desenvuelto Brant Bjork ha sido en su carrera en solitario. Carrera en la que ha hecho lo que le ha venido en gana (para eso es uno de los tíos más guachis del rock contemporáneo), ya sea acompañado por The Operators, The Bros o los Low Desert Punks, y en la que, sin ser demasiado ecléctica, ha tocado unos cuantos palos del rock que más cachondo nos pone. Sí, ese trancero, flotante y afilado a partes iguales. Repasemos un poco esos discos a través de esta selección de canciones.

“Too Many Chiefs…Not Enough Indians”


Esta canción, incluida en su disco “Jalamanta” (posiblemente uno de los discos que más escuché en mi primeriza post adolescencia), además de tener uno de los títulos que más me gusta del mundo mundial, es puro nervio rockero 70’s. Tan experimental como directa y tan psicodélica como rockera. El sello sonoro Bjork estaba naciendo, y escuchando esto os podéis hacer una muy buena idea del sonido de sus primeras aventuras compositivas.

“Hinda 65”


Sin duda mi canción favorita de todo su catálogo. Groovy, vacilona, motórika, sensual… Maravillosa apertura de su disco de 2002 junto a The Operators y que es la quintaesencia de cómo suena Brant Bjork en solitario. Ese groove de guitarra, dulce como el azúcar moreno, ese ritmo krautrockero, esa atmósfera seductora, los alucinógenos teclados… Joder Brant, me enamoraste con esta y siempre te querré. “Ain’t nothing gonna stop the rock tonight!”

“Johnny Called”


Ritmo sincopado ultra chachi, guitarra cortante, melodía vocal vacilona, wahwah volador y… Voilà, ahí tienes otro de los temas más completos de Brant Bjork. Incluido en su “Keep your cool”, es una de esas canciones que, así os lo digo, si no os anima enormemente el espíritu (es tan eufórica como narcótica, yea), seguramente es que sois más tontos que un guardia civil vestido de Robocop.

“Hippie”


“Local Angel”, disco en el que aparece esta “Hippie”, seguramente es el disco más tranquilo y plácido de su discografía. De esos discos que, sin saber muy bien porqué ni cómo, se te meten poco a poco en la cabeza gracias a su poca pretenciosidad y a su preciosa sencillez. Y “Hippie” es una magnífica muestra del sonido de este disco. Pieza relajada, groovy, gustosa y calentita. Al nivel de una sopita en invierno o una mamada de buenos días.

“Shocked By The Static”


Punk rock de bajas revoluciones, psicodelia pero sin caer en pajas mentales, y, como siempre, una melodía vocal cachondona y vacilona, marca de la casa Bjork. Así es esta canción, incluida en su “Punk rock guilt” y que, sin parecer una cosa del otro mundo de entrada, al acabar de escucharla dices, “íoputa, ese riff no me lo sacan de la cabeza ni con agua caliente”. Por algo será.

“The Future Rock (We Got It)”


“Gods & Goddesses”, además de tener una portada con una chica que vaya si me gusta (¿alguien la conoce?), es la enésima demostración que lo de Brant Bjork es puro rock setentero del de pantalón de campana, barbocha de profeta y humo saliendo por las orejas. Y esta “The Future Rock” es puro, qué ironía, retropunk psicodélico. Que sí, ¡existe!

“Dave’s War”


Una de las últimas joyitas presentadas por Brant Bjork es esta “Dave’s War”. Canción de generosa duración y que muta del rock pesadote y rabioso puramente 70’s que tantísimo le gusta tocar al compay Brant, hacia un auténtico viaje en alfombra voladora por el sonido trancero, groovy, orgánico y soulful que, tampoco lo negaremos, también le gusta más a este tipo que a un tonto un lápiz.

Recordad que Brant Bjork nos visitará la semana que viene:

11 Octubre 2017 – Kafe Antzokia (Bilbao)
14 Octubre 2017 – Sala Caracol (Madrid)
15 Octubre 2017 – Sala Bikini (Barcelona)

Autor:
Categorías:
Tags:
Fecha:
  • 05/10/2017
Compartir: